martes, 22 de enero de 2008

Un viaje a la Proust


He dicho pero que desordenado que eres y me he levantado, he ido hacia la ventana, la he abierto de par en par casi con furia pero furia es una palabra muy fuerte, pero sí, furia, y rabia y una paciencia extrema, ya demasiado extrema, una paciencia cansada, una paciencia que dura veinte años. La ventana la he abierto de par en par sobre un jardín que a estas horas de la tarde siempre parece un poco triste, un poco abandonado mientras Javi no dice nada, sigue sentado con el libro abierto, y el patio recibe como una extraña luz oblicua y miro como por primera vez al naranjo que da una suave impresión de gran soledad . Y no sé porque recuerdo aquel invierno de hielo que tuvimos y las largas caminatas que hacia con el perro en medio de una ciudad negra, como abandonada, todo parecía tan especial, tan ausente, y solo lo que daba sensación de vida eran aquellos árboles caídos en medio de los caminos. Y ahora aquí, este jardín con un naranjo y mi rabia. Pero este jardín fue años atrás un jardín vivo, alegre, una fiesta con amigos, risas, yo recuerdo bien que una tarde me despertaron unas risas de unos amigos después de una larga siesta y en el sueño Javi había estado de pie frente a mí, su mirada dura e inconsolable mirando el vacío y también recuerdo haberme dicho, al despertar, que los sueños no mienten y haber llorado este Javi de repente tan desconocido, un Javi que quizás un día yo iba a conocer.


Esta tarde, esta tarde desesperante ya que a veces lo cotidiano es este largo proceso de aceptación y desesperación a la vez, esta tarde los pájaros cantan su ritual melodía y el naranjo me mira como desde muy lejos. Me gustaría ser capaz de volverme hacia Javi y tirarle un libro sobre la cabeza. Pero sigo de pié, mirando el jardín, respirando hondo, procurando calmar algo que ya ni sé si con el tiempo podré apaciguar, he dicho furia pero también rabia. ¿Y que mujer no conoce esta rabia?


He cerrado los ojos y de repente veo a mi madre. Es mi madre, sí. Ella y yo estamos tomando un café en la cafetería de la tienda Sears, mientras afuera el invierno golpea los inmensos ventanales que dan sobre un ancho parking. Le digo a mi madre lo enamorada que estoy de un hombre que acabo de conocer pero lo desordenado que es; y mi madre sonríe, y esta sonrisa me alegra, hoy, esta tarde, siento un inmenso reconocimiento, un clic interior, una percepción sabia, una especie de déja vu pero tampoco es esto. Mi madre me mira y escucha atenta lo que le digo. Mi madre me estudia y sus ojos brillan mucho. Toda su presencia, física y hasta moral, toda ella, su cuerpo ternura, el olor a lavanda que yo respiraba y asociaba a la bondad cuando le besaba las mejillas al despedirme de ella, la suave textura de su piel lisa como la de un niño., la sonrisa de mi madre me permite viajar en este instante parado en el tiempo, o es el tiempo que me permite viajar hasta su sonrisa. El tiempo que no ha pasado, no ha tenido que pasar, no. El tiempo que sigue ahí, aquí, allá, abierto y en espiral, entidad inmortal, espacio inamovible, un lugar como en espera de retorno, que en realidad sólo espera esto: una nueva visita, una nueva mirada. Un tiempo que es como un regalo escondido. Y mi madre en este día de invierno y yo a su lado a través de un camino interior, libre. Y me mira con empatía, sonríe como diciendo que no es importante que Javi sea desordenado, y dice que lo que importa es el amor, solo esto importa, el camino del amor, dice, la oigo tan nítidamente. Ya verás como todo irá bien, hija mía.

Y no solamente el tiempo, este regalo escondido, esta sorpresa, me permite recibir a mi madre aún joven, a mi madre aún llena de energía, a una madre que yo he olvidado, una misteriosa madre aceptando con naturalidad mi amor de un hombre, una madre como un regalo intocable y protegido; si no que también, el tiempo, me hace vivir el sentir de aquellos días y de aquellas mis noches; y revivir el amor aquel que me parecía tan extraordinario con su alegría que casi me ahogaba, con sus dudas que me hacían soñar, por la noche, en humos y fuegos, con esta inconsolable presencia de la pasión que de repente me hace sentir joven, me llena de una alegría manzana, de una energía casi triste. Y todo esto aqui y ahora.


Todo tan presente mientras le vuelvo a decir a Javi que tendría que ser un poco más ordenado porque francamente no hay nadie en el mundo tan desordenado como él.

20 comentarios:

Chapellina dijo...

Por todos los detalles, sentí que yo también estaba ahí. Y efectivamente, lo que importa es el amor (aunque para muchos suene trillado).

Me quedo con esta oración: "es que los sueños siempre dicen la verdad" ...muy pocas veces sueño y cuando lo hago justo al día siguiente o en la semana me consigo a unas de las persona que apareció o simplemente pasa algo relacionado. Curioso, pero así es.

Otra cosa, bellísimo el mensaje que acabas de dejar en la entrada "Yo Quiero". Sabes?
es todo lo que deseo (parece una locura), pero lo bueno es que personas como tú también desean lo mismo. Qué comes que adivinas? Yo soy súper, súper traviesa. Se me ocurren tantas cosas locas jajaaaa bue...así soy.

Besos. Y sigo tus letras :)

Chapellina dijo...

Me puedes contar sobre la foto? Me parece que es un dragón típico de China; pero no sé dime tú. Soy full curiosa y pregunto más que Mafalda jajaaaaaaaaaaaaaaaa

;) "Somos del mismo material del que se tejen los sueños, nuestra pequeña vida está rodeada de sueños". William Shakespeare

Earvin dijo...

The picture on top is beautiful.

Lydia dijo...

Estos dias estamos estudiando un poema de Cavafis, un poeta griego pero del siglo XX que escribió una poesia muy conocida que se llama Itaca. Habla de un viaje. Busqué en Google en la sección viajes y me encontré con esta foto. Si, es un dragón. Para mí el dragón significan muchas cosas, entre ellas la rabia, que yo tengo mucha. Este cuento que escribí empezó con un sentimiento de rabia. Pero despues lo transformé en algo amoroso. En esta foto el dragón viaja, encontré que la foto era muy surrealista. Los sueños son surrealistas, viajar en el tiempo, lo que hacia Proust, es un acto surrealista.

En el camino, que sea a traves del sueño, o de la memoria (que no es lo mismo que un recuerdo) o simplemente en el hecho de caminar, uno puede encontrarse con esto que se llama las coincidencias o la syncronicidad. Yo siempre he pensado tambien que los sueños hablan desde un lugar muy intimo, que yo llamo mi alma, y el alma nunca miente.

Hasta pronto guapa!

Lydia dijo...

Earvin,
thank you. The picture is not mine but I took it from internet under the section Trip.

Welcome to my blog.

Chapellina dijo...

Gracias por la explicación de la foto. El dragón para mi significa maldad. Y no me parece que tengas rabia al contario irradias sólo sentimientos hermosos y buena vibra.

Me alegra haberte conocido. Cuídate!

Lydia dijo...

Chapellina, por que el dragón simboliza para tí la maldad?

Para mí el dragón es una imagen que va muy bien con la rabia, la furia, este fuego interior que es bueno que tengamos, porque es energía, pero que a veces es demasiado fuerte o no sabemos como controlarno y entonces se vuelve destructivo. Todos tenemos lados oscuros dentro de nosotros. Apaciguar al dragón es una tarea dificil pero hay que hacerlo, o sino el dragón nos quemará con su llama interior. Además, los dragones son muy guapos! Son animales a la vez de agua, de tierra, de fuego, de aire... Hacerse aliado del dragón es muy interesante.

Que pases un buen día, guapisima. Ah, no he tenido tiempo de leer el cuento, a ver si luego puedo leerlo, hablo del cuento del perro. Gracias por haberlo enviado.

Goathemala dijo...

Escribes formidablemente. Paladeé el texto, me encantó no sabes como. Se nota que hay posos de buenas lecturas en tu estilo.

Te incluyo ahora mismo dentro del bosque de enlaces que tengo en La tierra de los árboles (mi blog con más textos). Así no me pierdo nada.

También te agradezco los comentarios realmente agudos que dejaste en la frondosidad (el blog más fotográfico).

Saludos.

Lydia dijo...

Goathemala,

muchas gracias, poeta de la mirada. Yo ya te he incluido en mi pagina porqué creo que eres un poeta, y que tus fotos son poemas. El poeta mira con ojos sabios y a la vez inocentes, pero quizas la inocencia es la sabiduría. Ver tus fotos es viajar más allá de la imagen, al igual que leer una poesia es ir del otro lado de la palabra.

Hasta pronto,

Chapellina dijo...

Hola Lydia, para mí simbolia la malda porque a veces como tú dices ese fuego se descontrola y quema. Quema con tanta fuerza que muchas veces esa parte herida no logra sanar y si sana quedan las cicatrices.

Y sí hacerse aliado de un dragón es interesante, puede ayudar a defenderte.

;) Que chévere intercambiar ideas contigo. Un verdadero placer. Eres muy inteligente. Saludos.

Lydia dijo...

Hola Chapellina,
gracias por lo de inteligente pero te diré francamente que la mayoría de las veces no me encuentro inteligente. Más bien me considero tonta de remate. :)

Oye, sobre la rabia: la rabia es una energía muy fuerte y como toda energía, tiene su lado positivo y su lado negativo, para utilizar un tópico que no es: el Ying y el Yang. Las mujeres tenemos mucha rabia acumulada, por todo, primero porqué vemos como va el mundo, este mundo que los hombres controlan. Segundo porqué ya de chiquititas nos han dicho que no era bueno mostrar mal caracter, o nos han educado a ser buenas, apaciguadoras, todo este discurso paternalista. Esta rabia tambien acumulada por nuestras madres y abuelas y bisabuelas que no supieron que hacer con ella. Hay que afrontar la rabia, porqué de lo contrario ella nos puede destruir. Y lo primero que hay que hacer es aceptar esta rabia. Cuesta mucho, una se siente culpable de tener tanta rabia. Pero hay que escucharla, dialogar con ella, ver de donde viene, perdonarse de tener tanta rabia. Yo creo que para mí será el trabajo de toda mi vida. Subliminar la rabia escribiendo cuentos o relatos suaves, buenos, no es suficiente. Puede ayudarme pero no es suficiente.

Un besito y que pases un buen día. Ah, y tu tambien eres muy inteligente y no lo digo porque tu me lo has dicho. Sigue escribiendo, que lo haces muy bien. Es reconfortante ver a jovenes mujeres concientes y abiertas de espiritu.

Chapellina dijo...

Jajaaaa te confieso que a veces también me sientto "tonta de remate" pero bue... gracias por estar ahí. Me cae bien leerte.

Feliz Día y saludos.
AC: Somewhere Over The Rainbow

Lydia dijo...

Un video muy, muy bello. Y Iz es encantador o mejor dicho, era. Pero su presencia sigue tan absoluta en este video. Gracias.

Chapellina dijo...

Hola Lydia, te deseo un Feliz Domingo.

Cuéntame si has intentando dejar un enlace...

Lydia dijo...

Chapellina, que cuento tan bonito. Tengo que reconocer que me emocionan muchos estos cuentos, todos lo cuentos. Cuando veo un cuento vuelvo a tener esta inocencia infantil tan clara y buena.

Pero hay historias que ya no quiero ver, como la de King Kong. Me hace mucha pena King Kong. Siempre acaba la pelicula con su muerte, es muy injusto. :)

Un besito.

Ya te dije que no supe hacer el enlace.

Chapellina dijo...

Me alegra inmensamente que sientas eso y quién no? Si son bellísimos. Y sí, King Kong me da tristeza (mucha tristeza). En cuanto enlace, no se vale...tienes que hacerlo.

Aquí te dejo la clave. Solo copia y pega. Antes sustituye esa info que te suministro por la que deseas mostrar. Prueba a ver que tal...

T.Q.M y sabes que a mí me fascina leerte!

el nombre que desees colocarle

Black Eagle dijo...

Hermoso, triste, nostálgico, tierno, todas estas impresiones me han producido el relato, pero sobre todo inseguridad por tener que tomar una decisión. Pero nadie se puede equivocar por uno, se aprende más de los errores que de los aciertos. Y como decía el Principito lo esencial está oculto.

El Dragón magnífico y aunque tiene multitud de simbolismos, yo me quedo con el de la sabiduría.

Sincronicidad.

Lydia dijo...

Merci beaucoup por tus comentarios, Blackeagle. (Por cierto, pronto voy a leer The Eagle´s gift de Castaneda. Tu nombre tiene algo que ver con Castaneda?)

Tenemos que vivir con nuestras decisiones, aceptarlas y continuar. La vida tiene estas cosas. :)

Un abrazo,

Black Eagle dijo...

Se puede decir que algo de eso hay. Ya habrás leído algo del aprendiz de brujo, supongo. Según Castaneda, el Águila es la energía que nos devora cuando dejamos este cuerpo, a no ser que consigamos un doble que actúa como señuelo y lo entretiene mientras que nos escapamos de sus fauces. Pero para conseguir eso se tiene que juntar mucho poder, cosa harto difícil por lo costoso y la negligencia del ser humano.

Tenemos que vivir con nuestras decisiones, como bien dices, lo que ocurre es que la mayoría somos inconscientes de nuestros actos y pasamos por la vida como auténticos zombis, cargados con un saco de costumbres que nos han ido inculcando desde pequeños y que no nos sirven más que para encerrarnos en un círculo vicioso.

Para poder liberarnos de esa lacra, necesitamos desembarazarnos de esos aprendizajes, en el sentido de hacernos conscientes de nuestros propios actos y lograr que nuestras decisiones sean tomadas de mutu propio y no mediatizadas por las imposiciones de los demás.

Ya seguiremos hablando del tema conforme vayas leyendo el Don del Águila, pero te recomiendo empezar a leer los libros de Castaneda, si no lo has hecho ya, en su orden de impresión.

Un abrazo.

Chapellina dijo...

Quiero a la tierra, es mi madre y mi patria. Me da energia y me hace sentir viva. El sol, la luna, los arboles, los animales y los libros son mis mejores amigos. [Siempre me han gustado esas palabras]

;-)