miércoles, 22 de abril de 2009

Un dia simple


Hoy es mi cumpleaños y he pensado mucho en mi madre. Ella, quien me dio la vida. Quien me dio la posibilidad de vivir, de crecer, de participar en este magnifico camino.


¿Tantos años ya? Pues si… y tan pocos. El tiempo pasa, corre, vuela.


Me hubiese gustado ir en algún museo en la capital pero no hay suficiente dinero. Tengo lo justo para la gasolina, los tiempos son duros, la crisis es dura. Sin embargo acepto las limitaciones de esta crisis, esto estoy aprendiendo con los años, acepto de vivir con simplicidad. No es fácil, ha habido tiempos mejores y habrán tiempos mejores y peores. Hay que aceptar lo que hay, este instante y solo él.


Este paseo con Laika, en el campo, es un buen regalo que me hago todos los días, y hoy es más precioso. Mirar a Laika correr y bailar sobre la hierva, sobre la piel peluda de este trozo de tierra; los pájaros, pocos, vuelan alrededor espantados por esta perra negra tan energética, este rayo negro que va y viene, este animal tan feliz y tan presente. Si alguien me preguntase quienes son mis Maestros diría sin pensarlo: los perros, mis perros. Ellos me enseñan la naturalidad, la paz, la aceptación del momento presente. Ellos, mis perros, son mis Maestros. Y Montaigne, claro.


Mi madre ya no está, se fue hace 5 años y me dejó sola, sola en este camino que es la vida. Dicen que el amor de los padres por sus hijos es el amor más grande que hay sobre la tierra. El Dalai Lama lo dice. Dice que hay que amar como aman los padres a sus hijos. Con compasión y paciencia, con sabiduría. Y sí, mi madre me amó mucho, mucho. Y yo sigo amando, mucho.


Hay una escena magnifica en la película del gran director de cine Andrei Tarkovski, Solaris, dónde un hijo se arrodilla y abraza, finalmente, a su padre. Pienso en esta película porque hace poco la volví a ver, una gran obra sobre la conciencia humana. Y arrodillarse y abrazar a tus padres es finalmente agradecer esta vida que tienes entre los brazos, este pedazo de tierra bajo tus pies, este sol, este cielo, y todo esto te es ofrecido gracias a tus padres. Y tus padres también son este pedacito de tierra que tus pies rozan, estas piedras más viejas que tus años de vida, estos insectos, este viento, este sol milenario, este cielo cósmico.


Laika salta como una gacela en este día de mi cumpleaños. Vamos andando hacia el pantano, descansaremos un ratito contemplando la vida palpitar bajo el agua verde y viscosa, miraremos con atención el palpitar de la vida de los insectos, de la hierva, del agua misma y luego volveremos tranquilamente a casa, haré un buen fuego en la chimenea, jugaré con Shiva y Zen, mis dos perritos de la pradera, escucharé música, leeré un poquito. Un día simple en un día de mi cumpleaños que acepto lo más simplemente posible.

10 comentarios:

☆Chapellina dijo...

Lydia cuanto verde esperenza, alegría y optimismo. Tu escrito, tus palabras me han inspirado. Es como un suspiro. Me han dado hasta ganas de estar ahí con ustedes. Y yo tampoco suelo hacer gran cosa el día de mi cumpleaños, tú lo has dicho: es un día simple, sencillo y creo que por eso, es especial.

¡Feliz Día!
Paz y buena vibra.

☆Chapellina dijo...

me da la impresión que ese insecto me mira jeje es precioso

Lydia dijo...

Hola Chapellina de los bosques encantados, gracias por tu felicitación, y por las bonitas palabras que dices. Todos los dias son especiales porque estamos en vida, palpitantes y podemos ver lo que nos rodea con respeto y admiración. Y este insecto es monisimo, cierto. Quizas te mira porque tu tambien eres muy mona.

Un besito,

la granota dijo...

Feliz día! Feliz vida! Tú sabes qué es lo importante. Te entiendo cuando hablas de esos instantes de vivir el presente, y cómo los perros nos abren la puerta a esa sensación. Besos.

Franki dijo...

Lydia, un poco tarde pero te deseo lo mejor para esta nueva etapa. Poder convivir con tus animales queridos y contemplar la naturaleza el día del cumpleaños, ya es un éxito en esta vida...muchas veces nos perdemos en vanas y absurdas ilusiones y no somos conscientes que lo mas bello esta a nuestro lado.
Gracias por tenerme en tu blog, aunque de momento me cuesta arrancar, estoy un poco disperso, pero bien:).
Un fuerte abrazo, Francesc

Mariní dijo...

Hola Lydia...q lindo tu blog...
y la sincronía hace que hoy por 1º vez hablé un poquito del recuerdo de mi papá en mi Presente...

y me encuentro con este tan positivo post...con un recuerdo tb ...
lo comparto con vos

un abrazo y gracias por compartir!


un abrazo!

MARINÍ

(http://marini-cieloytierra.blogspot.com/2009/05/ya-no-esta.html)

RosaMaría dijo...

Hola mi nueva amiga! Espero que ese y todos los días que siguen hasta el 10 estén llenos de salud y felicidad. Tu blog desprede sabiduría y serenidad.
Encantada de conocerte: Rosa

Chapellina dijo...

1.2.3 Apareceeeeeeee!!

Franziska dijo...

Llego tarde para felicitarte pero no importa porque tu día fue un día muy bueno. Siempre sucede lo mismo cuando uno se enfrenta con la simplicidad de las cosas más pequeñas -que no son las menos importantes- y con el disfrute de la naturaleza. ¡Que cumplas muchos y que los cumplas con esa filosofía de la vida! Que la luz del pensamiento de Montaigne te acompañe.

Tere dijo...

Felicidad